Foto: Especial
Publicidad
Redacción/Excelsior

Nacional.-La pandemia ocasionada por el COVID-19 no solamente ha dejado como consecuencia los 818 mil contagios que hasta el presente día se tienen registrados, si no que también provocó además que enfermedades como el cáncer, diabetes y otros padecimientos crónicos hayan quedado desatendidos por el sistema de salud público.

Este abandono se debe a la saturación que han estado teniendo las instituciones de salud pública del país, a causa de los contagios de coronavirus que desde hace meses han ido en aumento. Lo que provocó que no hubiese espacio suficiente para atender a pacientes con otro tipo de enfermedades.

Publicidad

La disminución comenzó a ser evidente desde el mes de mayo, ya que muchos hospitales de la república mexicana comenzaron a un proceso de reconversión para convertirse en centros de atención exclusivos para enfermos de COVID-19 o bien, se transformaron en hospitales híbridos que brindan los dos tipos de atención (aunque de forma limitada).

En un trabajo realizado por el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria,  se dio a conocer que la atención a pacientes con enfermedades crónicas se redujo en un 56.6%, y que solamente se registraron 2 millones 76 mil 965 consultas; básicamente solo se realizaron menos de la mitad de las consultas del mismo periodo en el año anterior.

Además de la reconversión y saturación de los centros de atención medica, otra de las causas de la disminución de las consultas para estas enfermedades fue el encierro establecido por la cuarentena nacional que si vivió hace unos meses. En este periodo fue en el que muchas personas que sufren estos padecimientos crónicos decidieron no acudir a los hospitales por temor a ser contagiados.

Esta decisión provocó que muchos de ellos murieran en sus casas sin poder recibir atención médica adecuada.

Si bien, la saturación provocada por pacientes COVID esta siendo cada vez menor, los debilidades dentro del sistema de salud provocaron un abandono a otros sectores vulnerables de la población que dejó un acumulado de 122 mil 765 muertes.