“Me subiré a la montaña, bella ciao, bella ciao…”

San Luis de la Paz, Gto.  “La habitación está rodeada por decenas de policías fuertemente armados, amenazan, intimidan, gritan y apuntan sus armas como si la vida les quisieran arrebatar, pero no es a ningún criminal de la delincuencia organizada al que asechan, sino a una mujer indígena con más de 60 años a quien empujan con el miedo para que desaloje y abandone su patrimonio que le heredaron sus abuelos, sus padres.

Publicidad

Vaya uso de la fuerza, vaya exceso de demostración de poder, porque no bastaba solo despojar a la pobre mujer de lo que tenía, sino que había que humillarla, atemorizarla y detrás de todo, un empoderado delegado de educación, Armando Rangel, quien bajo la protección de un gobernador se siente el dueño del destino de las personas”.

El mismo Armando Rangel, el que fue acusado  años atrás de haber vendido a sus compañeros panistas al PRI y que incluso le habría costado la expulsión del partido blanquiazul, pero que un tribunal posteriormente  echo abajo.

El mismo Armando Rangel,  el mismo que cuando estuvo de director del RAN (Registro Agrario Nacional)   lo despidieron bajo la acusación de quererse robar miles y miles de hectáreas en Quintana Roo, por lo cual fue inhabilitado por trece años a ocupar un cargo público y multado por casi 80 millones de pesos.

En el 2009 el delegado del RAN en Quintana Roo, Juan Carlos Vallares Bueno acusó a Rangel Hernández  de intentar apropiarse de 44 mil hectáreas de una franja costera de José María Pino Suarez, ante el escándalo fue destituido del cargo.

El mismo Armando Rangel, que llegó a la Delegación de Educación Regional de San Luis de la Paz y que colocó en puestos claves a amigos cercanos, una Delegación donde los empleados están más preocupados por tomarse selfies que por cumplir con sus labores.

La delegación donde se rumora que se alteran los perfiles y currículums  de algunos para que puedan ascender al cargo sin tener el mérito para ocuparlo, mas que de ser privilegiados de estar cerca del centro del poder.

El mismo Armando Rangel, que negó y negó hasta el cansancio que no quería, ni deseaba competir por  un cargo de elección popular y que espero hasta el último momento para aprovechar una falla de un candidato que por ignorancia o por estrategia bien planeada de alguien más, quedó fuera de la contienda electoral.

Es entonces que veremos a un candidato a la diputación local Panista por el Segundo Distrito que se debatirá entre el cinismo de alguien sin pudor político, el oportunismo de alguien que se agazapa para lanzarse sobre la presa herida o la indolencia humana que es capaz  de arrebatarle el único patrimonio que tenía una mujer indígena.

No cabe duda, no es el Armando Rangel del año 2000 que representaba el cambio y la renovación panista, hoy no lo es, hoy es una clara manifestación del exceso de poder, una clara imagen de lo que la mayoría de la gente repudia.

 Lo curioso es que tal vez los calentadores, los pisos firmes y las pre-vendas políticas vuelvan a votar por él… ¡Extraño Verdad!

“Y si yo muero de partisano Tú me debes enterrar, enterrar allá en la montaña bajo la sombra de una bella flor, o bella, ciao bella, ciao bella, ciao, ciao, ciao…”