El Fondo citó una serie de otros riesgos a corto plazo para la estabilidad financiera, incluida la posibilidad de un Brexit "sin acuerdo" o una inquietud renovada sobre la política fiscal en algunos países altamente endeudados de la zona euro. Foto Ap

 

 

Publicidad

Redacción/La Jornada

Los riesgos para el sistema financiero global han aumentado en los últimos seis meses y podrían incrementarse fuertemente si empeoran las presiones sobre los mercados emergentes o se deterioran aún más las relaciones comerciales a nivel mundial, dijo el miércoles el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El organismo, cuyas reuniones de otoño con el Banco Mundial se realizan esta semana en Bali, Indonesia, también señaló que aunque la estabilidad financiera ha sido apuntalada por reguladores desde la crisis global de 2008, las distendidas condiciones están contribuyendo a crear posibles problemas relacionados con mayores niveles de deuda y valuaciones de activos “muy elevados”.

Pero los nuevos regímenes de resolución bancaria destinados a evitar futuros rescates no han sido probados, aseguró el FMI en su semestral “Informe de Estabilidad Financiera”.

“Los riesgos a corto plazo para la estabilidad financiera se han incrementado en algo”, aseguró el FMI. “En general, los participantes del mercado parecen complacientes sobre el riesgo de un fuerte endurecimiento de las condiciones financieras”, agregó.

El Fondo hizo notar que el crecimiento económico parece haber alcanzado su punto máximo en algunas economías importantes, mientras que la brecha entre los países avanzados y los mercados emergentes se está ampliando.

Antes, el FMI recortó sus pronósticos de crecimiento global debido a la escalada de la guerra comercial entre Estados Unidos y China y las crecientes tensiones financieras en los mercados emergentes.

Estados Unidos continúa creciendo con fuerza y la Reserva Federal elevó las tasas de interés por séptima vez en los últimos ocho trimestres en su más reciente reunión de política monetaria de septiembre. Los mercados de valores de Estados Unidos también están en niveles récord.

Eso contrasta con una desaceleración en la zona del euro y en Japón. La economía de China también está mostrando señales de moderación y eso podría verse agravado por sus disputas comerciales con Estados Unidos, que impuso aranceles a importaciones de Pekín por un valor de 250 mil millones de dólares y ha amenazado con más tarifas.

La normalización de la política monetaria en Estados Unidos, así como un dólar más fuerte y la escalada en las tensiones comerciales ya han comenzado a afectar a las economías de mercados emergentes, dijo el Fondo.

Una nueva investigación del FMI muestra que los países de mercados emergentes, excluyendo China, podrían enfrentar salidas de sus carteras de deuda de hasta 100 mil millones de dólares, un nivel visto por última vez durante la crisis financiera mundial.

El Fondo citó una serie de otros riesgos a corto plazo para la estabilidad financiera, incluida la posibilidad de un Brexit “sin acuerdo” o una inquietud renovada sobre la política fiscal en algunos países altamente endeudados de la zona euro.

También instó a los reguladores globales a mantener las medidas tomadas desde la crisis financiera y a aumentar la supervisión de la liquidez del mercado, así como a elevar la cantidad de capital que los bancos deben reservar para amortiguar cualquier desaceleración.

Con información de La Jornada