Foto: Especial.
Publicidad

 

San Luis de La Paz.- El día de ayer se dio a conocer la resolución del Tribunal Estatal Electoral de Guanajuato respecto a la validez de la elección de delegado y subdelegado llevada a cabo hace unos meses en la comunidad de Misión de Chichimecas. 

Publicidad

En la resolución se dictó que ante la invalidez de la elección, era necesario que el gobierno municipal realizará una serie de asambleas en las que se consultara la voluntad de todos los miembros de la comunidad indígena, respecto a quien sería su nuevo representante. Esto, en un ejercicio de libertad y respeto de los derechos que se realizaría en un transcurso de 30 días hábiles. 

Ante tal posicionamiento, el gobierno de San Luis de La Paz solicitó una prórroga para la realización del evento, ya que consideraban que no era prudente realizar un acto de ese tipo debido a las condiciones sanitarias adecuadas que garantizaran la salud de los ludovicenses.Sin embargo, el tribunal estatal resolvió otorgarle únicamente 10 días, improrrogables para llevar a cabo la consulta indígena para posteriormente, notificar el nombre de los nuevos delegados municipales de Misión de Chichimecas.

De no ser así, el municipio recibirá una sanción económica de 4 mil 344 pesos hasta los 434 mil 400 pesos, por lo que municipio terminó por acatar lo dictado. 

La consulta deberá comenzar el siguiente miércoles 25 de noviembre, pero a pesar de que se declaró que se acatarán todas las medidas de prevención, esta concentración de habitantes representa un riesgo sanitario importante para la comunidad, como para el municipio. 

Nos encontramos a unos pasos de volver a semáforo rojo, en un escenario en donde ya se alcanzó la preocupante cifra de 1170 casos acumulados por COVID-19, en el que solo faltan 15 decesos para alcanzar las 100 muertes por esta enfermedad. Y en el que cada 10 días aumentan 100 casos. 

Si bien, el ejercicio del derecho a decidir y la autonomía indígena son dos principios irrefutables y que se deben respetar, pero las condiciones actuales deben ayudar a reflexionar y considerar aspectos que también son sumamente importantes, como la preservación de la salud, si no hay salud la comunidad indígena se verá aún más vulnerada.

El elegir a representantes siempre será un tema crucial dentro de la esfera pública y más si se trata de un grupo indígena, pues se les debe respetar su espacio de participación. Pero aquí es donde entra la encrucijada entre el bien particular y el bien común.

Sin duda la comunidad de Misión de Chichimecas terminará beneficiándose con la realización de la consulta, ya que por fin se definirá su representación. Sin embargo, el bien general, que es el de todo el municipio, peligra; puesto que para llevar a cabo tal acto, se pondrá en riesgo la salud de los pobladores. 

Aquí es donde se deben poner los temas sobre la balanza y valorar cual es el más crucial en este momento. 

Municipio se encuentra en la obligación de realizar este evento, debido a las posibles sanciones que lo amagan, por lo que ya no hay vuelta atrás. En este suceso, el bien común resultó perdedor.