Foto: Especial

 

 

Publicidad

Por Javier Zamora

En el partido que decretaría si Cruz Azul se mantendría como líder o si Santos ocuparía esa plaza tras su victoria ante Atlas; Monterrey llegaba como víctima al estadio Azteca, fortaleza cementera en la cual ha ganado cada uno de sus encuentros.

Las acciones se pintaban cuesta arriba para los locales, pues a los 15 minutos El Cachorro Montes adelantaba al equipo regio con un cabezazo impresionante.

Al minuto 20, al silbante marcaba un penal en contra de Jesús Molina por jalar al atacante cementero. A cobrar la pena máxima llegaba Elías Hernández; quien lo ejecutó al sector derecho para engañar completamente a Barovero.

Las acciones se igualaban y el juego no defraudaba, dos goles en 21 minutos; con buena calidad técnica en el juego.

Las condiciones de juego se vieron en desigualdad cuando el árbitro decretó como falta acreedora de tarjeta roja un choque entre Funes Mori y Marcone; dejando con 10 hombres a la escuadra visitante.

Para la parte complementaria, el Cruz Azul hizo pesar su condición y superioridad numérica generando mejores acciones.

El gol de la diferencia llegó al minuto 70 por parte de Edgar Méndez. El servicio fue originado por Adrián Aldrete que dejó el esférico en la cabeza del atacante cementero.

Con la victoria para el Cruz Azul, se afianzaron como líderes alcanzando 26 unidades y prácticamente amarrar su pase a la liguilla del futbol nacional.

En cuento al conjunto regio, se quedaron con 20 puntos en la posición 6 de la tabla general.