El presidente Enrique Peña Nieto y el secretario del Trabajo, Roberto Campa Cifrián en Los Pinos. Foto: Benjamín Flores
Publicidad
    Redacción/Proceso

CIUDAD DE MÉXICO.- Al encabezar hoy su última ceremonia del Día del Trabajo, el presidente Enrique Peña Nieto indicó que el mayor activo para generar empleos “es la confianza que México proyecta dentro y fuera del país”.

Agregó: “Es una confianza que se traduce en el respeto a la propiedad privada y a los activos que son el patrimonio esencial de toda empresa”.

Publicidad

En la ceremonia realizada en Los Pinos, ante representantes del sector empresarial y del sindicalismo agrupado en el Congreso del Trabajo, el mandatario indicó que los trabajadores “contarán invariablemente con el firme respaldo del gobierno de la República”.

Sólo de esta manera, abundó, podrá promoverse el empleo, obtener mejoras salariales y la protección de los derechos laborales de los trabajadores.

Igualmente externó su agradecimiento a los trabajadores mexicanos “que todos los días se la juegan” por el país.

Y ensalzó la política laboral emprendida durante su gobierno, recordando que al inicio del sexenio las cifras sobre creación de empleos “no eran suficientemente alentadoras”.

Ya después, presumió, los empleos creados –3.6 millones al concluir abril– superan los que se abrieron en los cuatro sexenios anteriores.

Para “evitar politizar” sus dichos, mencionó las estadísticas: con Carlos Salinas se crearon 1.8 millones de empleos, con Ernesto Zedillo 2.5 millones, con Vicente Fox 1.2 millones y con Felipe Calderón 2.3 millones.

Concluyó orgulloso: “Estas cuatro cifras dejan ver la magnitud del alcance y logro que como país hemos tenido”.