Foto: Especial
Publicidad

Nacional.- Desde mediados de marzo del 2020 la vida de muchos mexicanos ha sido transformada debido al contexto económico que se vive. Este año se ha caracterizado por la parálisis que se registró en la mayoría de las actividades económicas a causa de la llegada del COVID-19  nuestro territorio. Ya son 7 meses  desde que se registró el primer caso a nivel nacional y con este, llegó la cuarentena y el cierre de los negocios.

Este período, no fue precisamente el mejor para las pequeñas y medianas empresas que recién iniciaban sus actividades. El cierre de estos comercios causó que muchos de ellos terminaran quebrando o para no llegar a este punto, se vieron en la necesidad de reducir sueldos o recortar personal.

Publicidad

Según datos de la Asociación Mexicana de Micros, Medianas y Pequeñas Empresas (ALAMPyMe), entre los meses de abril y agosto se cerraron un total de 320 mil pymes en México a causa de complicaciones ocasionadas por la pandemia, que además, también dejó 2 millones 300 mil mexicanos sin empleo.

En suma, durante la cuarentena para frenar el Covid-19 la ocupación informal (en sector informal y sector formal) descendió hasta un 47.7% lo que supone una baja histórica, causada no por la formalización sino por una importante pérdida de trabajos informales.

Respecto al ingreso de la población sufrió una afectación importante; ya que desde el mes de abril el número de personas que percibían hasta dos salarios mínimos tuvo un incremento de hasta 8.5 puntos porcentuales; hecho que no se ha revertido, pues en agosto se dio un repunte. Asimismo, ha aumentado la categoría de trabajadores que no reciben ingresos por su trabajo desde el inicio de la crisis económica, lo cual perjudica directamente sus derechos laborales.

Si lugar a dudas, estas cifras resultan alarmantes al momento de leerlas, ya que resaltan la profunda crisis que vive el país a causa del coronavirus. Si bien, en materia económica ha resultado como un balde de agua fría; ya que según datos de El Economista ya llevan 30,000 empleos recuperados, por lo que básicamente no se están perdiendo ya empleos; a pesar de que se perdieron casi un millón en este periodo.

Con información de El Economista.