Foto: Notimex
Publicidad
 

Redacción/Notimex

Publicidad

MÉXICO.- Un estudio realizado por el Colegio de la Frontera Norte (Colef) le da la razón al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en cuanto a migración: el flujo de migrantes centroamericanos en tránsito por México se incrementa cada vez más.

Durante 2018, por ejemplo, el Instituto Nacional de Migración en el país aseguró un total de 138 mil 612 extranjeros irregulares en México, de los cuales 123 mil 797 eran de América Central, es decir, un 89.3 por ciento del total.

El documento “Caravana de migrantes centroamericanos en Reynosa y Matamoros, 2019” señala que incluso en Estados Unidos la presencia de centroamericanos, documentados o irregulares es masiva.

De acuerdo con datos del Migration Policy Institute, en 2015 había 3.5 millones de centroamericanos residiendo en el vecino país del norte, lo que representaba 8.0 por ciento de los 43.3 millones de inmigrantes en Estados Unidos.

El trabajo de investigación indica que 85 por ciento de esos centroamericanos provienen de El Salvador, Guatemala y Honduras.

Sin embargo, también crece el número de quienes buscan establecerse en México en lugar de llegar a los Estados Unidos, pues casi 40 por ciento de los migrantes que llegaron en caravanas a diversas ciudades de la frontera norte del país tienen la intención de establecerse en México.

El estudio señala que 75.4 por ciento de los migrantes en Reynosa y 77.8 por ciento en Matamoros, iniciaron el proceso migratorio en México, a través de la solicitud de visa humanitaria, visitante por razones humanitarias o solicitud de refugio ante la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados; además, poco más de 36 por ciento planea continuar su trayecto hacia Estados Unidos.

Al respecto, Oscar Misael Hernández, coordinador del estudio, afirmó que “los migrantes hacen un balance de las probabilidades de lograr el asilo político en Estados Unidos son muy bajas y por lo tanto el objetivo se traduce en quedarse en México y empezar a construir una vida aquí”.

Señaló que las caravanas migrantes que han transitado por México se han desplazado a diferentes ciudades del norte del país como Reynosa y Matamoros, en Tamaulipas; además se han subdividido en grupos.

En entrevista para Notimex, reconoció que el estudio no es representativo del total de los migrantes; sin embargo, confirmó que salen de sus lugares de origen por la violencia generalizada a la que se enfrentan y por la pobreza extrema que padecen.

Como parte de la investigación, precisó, se realizó un seguimiento de las actitudes de los mexicanos en redes sociales ante los migrantes: “por un lado están aquellos que abogan por sus derechos, y por otro los que tiene una actitud de rechazo total.

Ello bajo el argumento de que son personas que vienen a quitar los pocos recursos que se les da a los ciudadanos mexicanos por parte del gobierno y que son personas que exigen en México lo que no piden en su país.

El también profesor-investigador del Departamento de Estudios Sociales del Colef, sede Matamoros, dijo que las ciudades fronterizas, por ejemplo, Piedras Negras, Reynosa y Matamoros, han demostrado una gran capacidad para atender las necesidades principales de los migrantes en los diversos albergues.

Sin embargo, no existe la capacidad para mantener a la población por un tiempo prolongado, por lo que consideró urgente que las autoridades competentes definan un plan de atención y seguimiento para los migrantes que deciden quedarse en México.

Respecto a la política migratoria de la actual administración federal, explicó que en el discurso es muy loable, sobre todo por su cercanía con el respeto a los derechos humanos de las personas en tránsito en el país, pero en la práctica, dijo, hasta la fecha no ha funcionado.

“Nos encontramos aparentemente con un discurso contradictorio que en la práctica no se han respetado los derechos humanos de todos los migrantes, ha habido apoyo por parte de organizaciones no gubernamentales, organizaciones religiosas, de gobiernos municipales y estatales”, detalló.

Aunque puntualizó que el Instituto Nacional de Migración (INM) no ha respetado del todo los derechos de los migrantes, por lo que consideró que falta que es necesario capacitar más a los agentes migratorios en sensibilidad hacia esas personas.

Con información de Notimex