Imagen de la alerta Amber que fue activada
Publicidad
 

Redacción/La Jornada

Publicidad

San Luis Río Colorado. Una niña de siete años fue encontrada sin vida semienterrada en el desierto de Sonora, luego de permanecer extraviada por siete días. Itzel Nohemí Quiroa Seratos era buscada por familiares, autoridades y sociedad civil en San Luis Río Colorado, frontera con Estados Unidos. 

La menor fue vista por ultima ocasión la tarde del jueves 23 de mayo. Salió de su casa acompañada de otra menor para asistir a clases de catecismo, pero no regresó. Los familiares reportaron de inmediato la desaparición hasta activar la alerta Amber en los estados del noroeste. 

La Fiscalía de Justicia en Sonora informó que el crimen contra la menor es investigado como feminicidio. Detalló que el cuerpo de la menor fue localizado en un predio desértico ubicado a 50 metros del canal de riego donde Itzel Noemí había sido vista por última vez, estaba semienterrada a escasa profundidad.

“A la escena del crimen ubicada en la misma colonia Solidaridad y relativamente cerca del domicilio de la menor, de siete años, acudió personal de Servicios Periciales a fin de levantar todos los indicios que permitan esclarecer el móvil y la causa de la muerte de la pequeña, así como los datos de prueba que permitan dar con el o los responsables de este lamentable suceso que enluta a los sanluisinos y a las y los sonorenses en general”, informó la Fiscalía de Justicia.

El hallazgo de la pequeña Itzel Nohemí ha generado indignación de la sociedad civil sonorense; su búsqueda movilizó a todo el municipio de San Luis, a las autoridades de los tres niveles de gobierno y corporaciones de Estados Unidos.

Ayer jueves se calificaron dos crímenes como feminicidio en Sonora; el asesinato de Ámbar Dolores, una universitaria que fue encontrada calcinada y degollada en Hermosillo, y el hallazgo de Itzel Nohemí; pero también se cometió otro delito contra una mujer comerciante del municipio de Navojoa, que fue herida de gravedad por un asaltante que tomó un bat de béisbol de la tienda y le fracturó el cráneo. 

Con información de La Jornada