Publicidad

En la primera mitad del siglo XX fue la única fábrica de vinos del Estado de Guanajuato. Se dice que su producción creció por 1913, pues durante la primera guerra mundial se hizo difícil importar desde España el vino de consagrar, por lo que se produjo el Angelorum, identificado como el primer vino de consagrar autorizado por la iglesia católica.

Desde 1917, Fabián Gamba manejó el negocio hasta 1955, año en que fallece. Hugo Gamba, nieto del fundador Don Rafael, estuvo al frente de “Bodegas San Luis Rey”, junto con su hermana Georgina hasta 1995.Además del vino de consagrar, producían jerez, moscatel, Málaga, tónicos, vinos blancos y tintos.

Publicidad

El vino se exportaba a países como Cuba y en Centroamérica. En México tenía una gran presencia. Sin embargo, en los años 1990 dejó de producir por diversas causas. Los túneles jesuitas fueron adaptados como cavas, que son una prueba más de que existen más subterráneos de bajo la ciudad.

En el 2007, se reabrió para el turismo, pero hoy día sus puertas están cerradas. Tesoro invaluable para el estado. Ahí se encuentran etiquetas, un laboratorio para realizar la calibración de la acidez, botellas vacías y en las cavas subterráneas una gran cantidad de botellas que nunca fueron abiertas y que hoy son un tesoro invaluable en el país y en Guanajuato.