Publicidad

Con información de POPLab.- La desaparición de personas en el estado de Guanajuato y el hallazgo de fosas clandestinas en su territorio representan un reto no solo por la incapacidad de las instituciones para investigar y perseguir a los responsables de estos hechos delictivos, sino porque parte de un vacío desde la propia información oficial. Aunque reportes de prensa indicaron al menos doce hallazgos de este tipo en diez municipios guanajuatenses entre 2006 y 2019, tanto la entonces Procuraduría estatal como su equivalente federal negaron contar con algún registro de fosas clandestinas.

Los medios de comunicación, en cambio, reseñaron en ese periodo por lo menos dos hallazgos en Apaseo el Alto y Pénjamo, mientras que Celaya, Guanajuato, Villagrán, Salvatierra, Moroleón, Uriangato, Irapuato y León registraron mínimo uno de estos hechos.

Publicidad

Esta información procede de la nueva Plataforma Ciudadana de Fosas Clandestinas, presentada por la organización Artículo 19 oficina México-Centroamérica, la cual reúne documentación de los hallazgos de fosas reportadas por la prensa nacional y local, así como datos obtenidos de las fiscalías o procuradurías estatales y la Fiscalía General de la República vía solicitudes de transparencia, con el objetivo de contribuir a cubrir ese vacío de información derivado de la falta de una versión pública del Registro Nacional de Fosas, responsabilidad de la FGR y fiscalías.

También, busca ofrecer un mejor diagnóstico sobre la magnitud del fenómeno, recurrente y extendido por prácticamente todo el territorio mexicano desde 2007 —hay hallazgos en 30 de 32 entidades—, que refleja “el grado de descomposición social y deshumanización que se ha alcanzado como producto de una política pública de drogas punitiva y no preventiva, el uso de la fuerza militar y un sistema de procuración de justicia incapaz de investigar y perseguir eficazmente a los responsables —por acción u omisión— de graves violaciones a derechos humanos”, afirmó Artículo 19.

No es cuestión de simples cifras, para dimensionar el fenómeno es necesario abordar también el lado humano, desde las víctimas: durante la presentación de la plataforma, la organización ejemplificó la situación a nivel nacional con el caso de tres mujeres desaparecidas hace un año en Pénjamo, Guanajuato: Alejandra Vázquez Martínez, Karina Guadalupe Pérez Alonso y Piedad Estefanía Villalobos Valdez, de las que hasta hoy no se conoce su paradero.

Por otra parte, la Plataforma Ciudadana de Fosas Clandestinas, además de incluir las fuentes oficiales y no oficiales sobre hallazgos de fosas clandestinas, adiciona mediante automatización de datos previos, las predicciones o probabilidades a nivel municipal sobre este tipo de hechos, sobre todo para enriquecer un análisis de contexto por parte de las autoridades.

Esta nueva iniciativa promovida desde la academia y sociedad civil se suma a otras que también buscan facilitar herramientas a familiares de personas desaparecidas y colectivos, entre las que se cuenta el micrositio fosas.poplab.mx

¿Qué tanto informa el Estado sobre fosas clandestinas en México?

La nueva Plataforma Ciudadana de Fosas pretende dar continuidad a los informes de Artículo 19 Violencia y Terror. Hallazgos sobre fosas clandestinas en México 2006-2017, con un modelo de predicción de hallazgos de fosas clandestinas basado en información de las fuentes oficiales y no oficiales; puede ser consultada de manera interactiva y también se hace disponible en formatos abiertos para promover su uso por parte de investigadores/as y colectivos en búsqueda.

A partir de los datos de la plataforma, Artículo 19 informó a través de un comunicado de prensa que de acuerdo con los datos oficiales disponibles, entre 2006 y 2019, en México se registró el hallazgo de al menos 2 mil 357 fosas clandestinas y los cuerpos de por lo menos 2 mil 603 víctimas, así como más de mil fragmentos de huesos cuya identidad no fue determinada.

También, que a partir de los registros de prensa, se estima que en México se han observado 1 mil 491 fosas clandestinas, de las cuales se han exhumado 4 mil 259 cuerpos de personas y 47 mil 355 restos o fragmentos en 30 estados de la república. La cifra podría aumentar a 1 mil 759 fosas, 5 mil 133 cuerpos y 95 mil 806 restos.

En el caso de la FGR, los datos se restringen a febrero de 2015, en tanto fueron obtenidos a través de un litigio ante la entonces Procuraduría General de la República de más de 3 años.

La plataforma es un esfuerzo que conjunta información obtenida y analizada a lo largo de los últimos seis años por el Programa de Derechos Humanos de la Universidad Iberoamericana (PDH Ibero), la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de Derechos Humanos (CMDPDH), ARTICLE 19 Oficina para México y Centroamérica, Data Cívica y el Human Rights Data Analysis Group (HRDAG), con el apoyo de Fondo Canadá para Iniciativas Locales.

El peregrinar de familiares de las víctimas

Durante la charla participaron familiares de personas desaparecidas, que ante la falta de atención de las autoridades se vieron obligadas a convertirse en activistas, entre ellas, Bibiana Mendoza, del colectivo guanajuatense Hasta encontrarte, quien agradeció este tipo de iniciativas, ya que, por derecho tienen derecho a estar informadas.

“En el estado de Guanajuato no se reconocía el término de fosa clandestina, las fiscalías nos trataban mal, nos decían que no nos podían dar información porque para empezar no había una ley de personas desaparecidas (…) y con este pretexto no se nos daba información”, recordó la buscadora.

Aunque luego de movilizaciones y exigencias de los colectivos se logró establecer el término “fosa clandestina”, y aunque hay mesas de trabajo con la Fiscalía del estado, “seguimos sin saber cuántas fosas clandestinas” o cuántos cuerpos ha encontrado o identificado, esa autoridad, dónde los tiene, si los ha entregado a las familias de manera digna, para lo cual recordó el caso de Matilde, quien a pesar de haber encontrado el cuerpo de su esposo, fue y sigue siendo revictimizada por las autoridades.

“Ellos —la FGE— presumen estadísticas o números irreales a lo que vivimos los colectivos”, a los que cada vez se suman más personas, que exigen terminar con las malas prácticas.

Otros testimonios de buscadoras a nivel nacional también se refirieron a la relevancia de esta plataforma, puesto que las investigaciones se realizan prácticamente en secrecía por parte de las autoridades, incluso para ellas, las directamente interesadas, en tanto que nuevamente hicieron referencia al “maquillaje” de cifras para que entidades parezcan menos violentas de lo que son.

Violencia golpea dos veces a una misma familia

El caso inicialmente abordado en la presentación de la nueva Plataforma Ciudadana de Fosas Clandestinas de Artículo 19 es particularmente doloroso porque va más allá de una triple desaparición de mujeres: una de ellas, Alejandra Vázquez Martínez, ya buscaba a su hijo de 17 años de edad, José Rodolfo Guevara Vázquez, desaparecido desde el 31 de julio de 2018.

La historia se volvió a repetir en su familia, cuando el 12 de septiembre de 2020, Alejandra, su madre, desapareció junto con al menos dos mujeres más, Piedad Estefanía Villalobos Valdez de 20 años y Karina Guadalupe Pérez Alonso, cuando salieron de paseo a unas cabañas en renta entre la comunidad La Playita y Curva de Peña, donde además sujetos asesinaron a otra mujer y a su hijo de 15 años.

Hasta la fecha no hay información de estas tres personas.