Publicidad

Estas elecciones están marcados por la división entre Cisjordania -dirigida por la Autoridad Palestina de Mahmud Abas- y la Franja de Gaza -en manos de Hamas desde hace 10 años. Foto Afp

      Redacción/La Jornada

RAMALA.-Los palestinos votaban este sábado en unas elecciones municipales que sólo se celebran en Cisjordania y no en la Franja de Gaza, gobernada por Hamas, signo de sus divisiones políticas.

Publicidad

El movimiento Fatah del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, y los candidatos sin etiqueta cercanos a él deberían sin sorpresa obtener el mayor número de escaños, como fue el caso durante las últimas municipales en 2012, boicoteadas por el movimiento islamita Hamas.

El partido islamita no presentó lista con su nombre y llamó sin entusiasmo a votar, luego de haber denunciado unos comicios que “refuerzan la división”.

A las 07:00 (04:00 GMT), un centenar de colegios electorales abrieron en Cisjordania, territorio palestino ocupado desde hace 50 años por el ejército israelí, indicó el presidente de la comisión electoral, Hanna Nasir, y cerrarán a las 19:00 (16:00 GMT). A las 13:00 GMT la tasa de participación era del 35.3 por ciento, según la comisión.

Los resultados definitivos deberán conocerse mañana domingo, agregó la misma fuente.

Estos comicios están de nuevo marcados por la división entre Cisjordania -dirigida por la Autoridad Palestina de Mahmud Abas- y la Franja de Gaza -en manos de Hamas desde hace 10 años- separados geográficamente por el territorio israelí.

Tras un largo proceso judicial, el alto tribunal de justicia palestino rechazó la votación en la Franja de Gaza.

La exclusión del enclave de los comicios, donde viven dos millones de personas, es un fracaso en los esfuerzos de reconciliación entre los palestinos.

Este sábado, el primer ministro, Rami Hamdala, acusó a Hamas de ser el único responsable de esto, ya que “prohibió” las elecciones en Gaza, donde mantiene “un gobierno” rival que ratifica así “la separación”.

Igualmente, estos comicios se producen en un contexto de violencia latente. Tras la muerte el viernes durante enfrentamientos en Cisjordania de un palestino por los disparos de los soldados israelíes, el sábado murió otro en Jerusalén Este después de haber atacado con un cuchillo a un policía israelí.

“Ya era hora”

“Es importante que cada uno aporte su voz” pero los responsables elegidos “tendrán que asumir sus responsabilidad”, explica Rami Nazal, un empleado de la agencia de la ONU para los refugiados palestinos (UNRWA).

Nazal votó en una escuela del barrio de Ain Mesbah, en una de las numerosas colinas de Ramala.

“Ya era hora que pudiéramos decidir en nuestra ciudad y en nuestro país”, dijo a la Afp Dona Kafri, que votó en el barrio de Al Tireh, en Ramala, donde está la sede de la Autoridad Palestina, liderada por Mahmud Abas.

Las últimas elecciones presidenciales se celebraron en 2005. El mandato del presidente Abas, que terminó en 2009, sigue en curso por falta de acuerdo con el movimiento islamita Hamas para organizar una elección presidencial.

El último Parlamento fue elegido en 2006, una elección en la que se impuso Hamas. Pero la Autoridad Palestina lo privó de su victoria, por lo que el movimiento islamita se lanzó en una casi guerra civil con el Fatah que condujo a la división actual.

Desde 2007 Hamas controla la Franja de Gaza.

Cisjordania cuenta con 1.1 millón de electores inscritos, pero “70 por ciento están convocados a las urnas” este sábado, explicó Nassir, de la Comisión Electoral. Esto debido a que en 180 circunscripciones, la mayoría pueblos, ya se conocen los resultados porque los habitantes se pusieron de acuerdo para presentar una sola lista.

Con información de La Jornada