Foto: Especial

 

 

Publicidad

Por Javier Zamora

En un duelo por la octava posición de la tabla general, Tijuana recibía a Querétaro por puestos de liguilla. Al encuentro llegaban con 15 puntos cada uno, aunque mejor diferencia de goles para los queretanos.

Debido a lo anterior, Tijuana no tenía opción, era ganar o ganar para arrebatar la octava posición al conjunto visitante.

Entendiendo lo que se jugaba el equipo local, salió volcado al frente buscando hacer daño al marco de Tiago Volpi, quien tuvo que ensuciar el uniforme en los primeros instantes del encuentro.

A pesar de la buena actuación que el arquero queretano estaba realizando, Fabián Castillo abrió el cerrojo al minuto 12 de tiempo corrido. La jugada inició con dos toques de primera intención para que Miler Bolaños pudiera desbordar y centrar a la posición de Castillo.

Después del gol, el conjunto visitante comenzó a despertar y generar inquietudes en el marco que defendía Manuel Lajud; aunque sin éxito alguno.

La primera parte finalizaría uno a cero favor Tijuana, aunque se veía más próximo el gol del empate que el segundo gol tijuanense.

En la parte complementaria, Querétaro buscó el gol del empate aunque descuidó su zona defensiva, provocando que Volpi se convirtiera en figura.

La igualada llegó al minuto 61 cuando Camilo Sanvezzo anotó un penal que ejecutó hacia el centro del marco rival. Con el empate y con mucho tiempo por jugar, el equipo fronterizo buscó la victoria para obtener la octava plaza.

El cotejo finalizaría con el empate a un gol, dejando a Querétaro y Tijuana con 16 unidades, aunque con diferencia de goles de -1 por parte de Querétaro y -4 para Tijuana.

Por lo tanto, si el torneo regular finalizara en esta fecha, Querétaro sería el octavo clasificado.