Publicidad

El líder del Estado Islámico, Abu Bakr al Bagdadi, murió en Siria, según informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Foto Afp

 

Redaccion/La Jornada

Publicidad

Moscú.-El gobierno de Rusia tiene informaciones “contradictorias” sobre la muerte del jefe del grupo yihadista Estado Islámico (EI), Abu Bakr Al Bagdadi, anunciada como probable por el ejército ruso en junio y, de nuevo, la semana pasada por el Observatorio Sirio de De Derechos Humanos (OSDH), informó este lunes Dmitri Peskov, vocero del Kremlin.

“La información que nos llega es contradictoria y está siendo verificada por nuestras agencias de inteligencia”, indicó a los periodistas. “No tenemos una información segura”, agregó.

La semana pasada, el OSDH también anunció la muerte del líder islamita, un día después de que Irak proclamara su victoria en Mosul frente a la organización yihadista. La organización, que cuenta con una amplia red de informadores en Siria, dijo no obstante que ignoraba el lugar, la fecha o las circunstancias de la supuesta muerte.

El ejército ruso también anunció el 22 de junio haber, “según una fuerte probabilidad”, matado a Abu Bakr Al Bagdadi durante un bombardeo aéreo a finales de mayo cerca de la ciudad de Raqa, en el norte de Siria, aunque ninguna otra fuente confirmó esta información.

En estos caso, el gobierno de Estados Unidos indicó que no podía ni confirmar ni desmentir esta noticia. Desde 2014, los rumores e informaciones acerca de la muerte del jefe del grupo yihadista han proliferado pero nunca se han confirmado.

Al Bagdadi no ha vuelto a dar señales de vida desde una grabación de audio divulgada en noviembre, poco después de que comenzara la ofensiva contra Mosul, en la que exhortaba a sus hombres a luchar hasta la muerte.

Con información de La Jornada