El ex presidente de Brasil, Michel Temer (centro), deja su residencia dentro de un vehículo de la Policía Federal para presentarse ante la policía para ser arrestado por cargos de corrupción, en Sao Paulo, el 9 de mayo de 2019. Foto Ap
Publicidad

Publicidad

Redacción/La Jornada

Río de Janeiro. El ex presidente brasileño Michel Temer (2016-2018) dejó la tarde de este jueves su domicilio en São Paulo para entregarse a la Policía Federal y volver a prisión, tal como ordenó la justicia, que lo investiga por supuestos delitos de corrupción.

El ex mandatario salió de su casa en un vehículo con cristales oscuros a las 14.40 hora local (17.40 GMT) y se dirige a la Superintedencia de la Policía Federal en São Paulo, según las imágenes de la retransmisión en directo de la cadena Globonews.

El Tribunal Regional Federal de la 2ª Región (TRF-2), una corte de apelación, determinó el miércoles que Temer volviera a prisión, y este jueves la justicia le dio de plazo hasta las 17 horas para entregarse a la policía.

En paralelo, los abogados del ex presidente recurrieron al Tribunal Superior de Justicia para evitar su prisión preventiva, alegando que no representa un peligro para la buena instrucción del caso.

El TRF-2 también ordenó el regreso a prisión del coronel João Baptista Lima Filho, su presunta mano derecha en los numerosos escándalos de corrupción en los que está implicado, pero en cambio, mantuvo el habeas corpus para el exministro y exgobernador de Río de Janeiro Wellington Moreira Franco, que podrá seguir en libertad.

En marzo, Temer, Lima, Moreira Franco y otras ocho personas fueron detenidas por la Policía Federal en el marco de la “Operación Descontaminación”.

Con información de La Jornada