Publicidad

Daniel Ortiz

San Luis de la Paz, Gto. Con hospitales saturados y sin oxígeno medico para enfermos de Covid-19 fueron las secuelas que dejó el periodo vacacional Guadalupe-Reyes. En donde salió a relucir la desobediencia civil y la resistencia a acatar las medidas de sana distancia que se han estado estableciendo desde principios de año y a la fecha cuesta mucho cumplirlas.

Publicidad

Dicho anuncio se da luego de que el sector salud del estado informara el día de ayer que el Semáforo para la Reactivación de mantendría en rojo hasta el 17 de enero.

El día de hoy, el alcalde ludovicense, Luis Gerardo Sánchez Sanchez, expuso el primer mensaje del año entorno al Covid-19.

En el video transmitido de manera virtual hace unos instantes, el primer edil explica la cuesta de enero que más allá de lo económico, está cobrando vidas de nuestros seres queridos.

Detalló que hay una problemática que aqueja al municipio en los últimos días que es que el Hospital General se encuentra al máximo de su capacidad para atender a enfermos de Coronavirus. Ya que de las 17 camas con las que cuenta el Hospital General para atender portadores del virus, ya se encuentran ocupadas 14 y sólo hay disponibles 3.

Sin embargo, alertó de que el problema se agrava puesto que actualmente el Hospital General recibe entre 4 y 5 pacientes al día para atenderse única y exclusivamente de Covid. “Esto es alarmante, porque estamos al limite de las camas en el Hospital General”, manifestó preocupado.

En ese sentido señaló que para el hospital general el desocupar las camas, puesto que sólo puede ser ante tres situaciones: que el paciente se recupere, que fallezca o que sea trasladado a otro nosocomio fuera del municipio. Esta última es muy remota puesto que es generalizada la problemática en todos los nosocomios del estado.

Y por si esto no fuera posible, se ha detectado que los proveedores de oxígeno médico en el municipio han reportado escasés, por el incremento en la demanda del producto causado por la alza de contagios en el municipio.

Es por ello que la primera medida para reforzar las ya existentes se ha ordenado a partir de este viernes que los bares y restaurantes dejen de funcionar a las 20:00 horas. Y exhortó a la población a quedarse en casa, de ser necesario, como mínimo al 17 de enero.

Se supo que en estos momentos el alcalde en compañía de su gabinete se encuentran en reunión para analizar las nuevas medidas que se estarán poniendo a disposición de la población en próximos días.